Sin darse cuenta, ya no era la misma chica de aquella vez.


Se besaron sin darse cuenta, que en ese momento un corazón se partía en dos, pero no era el suyo.
Y si, la noche puede enamorarte, pero el efecto se pierde cuando ella se va, y te das cuenta, que quizás el era perfecto, y todo lo que sus palabras conllevaban. Pero tu, desde ese preciso momento, no miraste mas el mundo de la misma manera que lo hacías dos veranos atrás.
Y lo que mas te gusto de el, es que en su boca se perdieron todas tus ideologías y se te cerro el corazón, aunque no era lo que querías, fue lo mejor que te paso.
Y quizás quede ahí, en un amor de primavera o puede que se convierta en alguna noche de verano.
Para su suerte, yo espero volver a verlo.
Pero mientras tanto aquí en mi presente, necesito explicarme a mi misma, ¿porque decido cometer errores? ¿y que es lo que me encanta de cometerlos? ¿ Porque lo hago tan seguido? ¿Que disfruto de ellos? Pero sobretodo ¿Que aprendo?.

Quererme es arriesgado, pero no quererme es aprender a que no debiste hacerlo. 
Y se que quizás no fue lo mas indicado, que hay mil maneras de equivocarse mejores, pero preferí hacerlo así, de la mejor manera que sé, y es aprendiendo de todo lo que hago mal.
Simplemente tengo la esperanza, de llegar donde merezco, y si es a tu lado tendré que luchar, pero quien dice, quizás en algún momento llegues a ser lo único que necesito.

Gracias a los grandes errores que cometemos, cambiamos de parecer.
Quizás son solo obstáculos que me pone la vida, para darme cuenta que no tengo lo que quiero, por mas que yo diga que si, o solo tengo una parte de lo que quiero pero no del todo y esa parte es importante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores