Respiro,
De tu pecho, todo lo que me falta.
Inspiraría tu paz, como suelo hacer con tus mañanas.
Devoraría tus incertidumbres, casi como lo hago con tu boca.
Besaría también, la soga con la que domas mis debilidades.
Besaría tu felicidad cuando te digo que te quiero.

Como también besaría,
todas las ideas que tenemos en común,
y las que no,
 me las llevaría a la cama,
 para que sí.

Me gustaría calcar tus gestos en algún libro, para mis insomnios.
Y si me permites guardaría,
Tus mimos, en los almohadones del sillón,
Tus besos, en la cartera.

Tu amor, en la vida que nos queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores