Intensamente.

Eran noches frías, de mucho calor.
En los pasillos corrían dudas, y se podían sentir a lo lejos los rugidos, de las pequeñas pero grandes intenciones.
Temblaba algo mas que mis manos. Sí, mis miedos.
Calentaba mis brazos en una estufa que hacia de placebo, nunca sirvió mas que referencia.
Y es que,
La magia en un mundo tan estructurado,
Es pecado,
Pero es hermosa.

Quise sacar conclusiones, o una ínfima moraleja de mis temblores,
Pero para eso tenia que entenderlos,
Y entonces preferí que sigan siendo bellos.

Me hubiera encantado saber que hora marcaba el reloj,
Pero los números los había olvidado en las copas del bar y tampoco moría por ir a buscarlos.

Nunca se sabe cuanta adrenalina cabe en lugares pequeños,
Lo maravilloso esta en salir a averiguarlo.

Supe que en un mundo de jueces y condenas,
La mentira es ese alambre con el cual abrís la puertecita de la jaula, para salir a volar un rato.


y en medio de una catarsis, intente comprender:

Hago lo que no pienso, 
porque no pienso como siento,
pero siento como vivo, 
intensamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores